¿Hacia donde vamos?

Un enfoque y dos planos

Promoción de competencias psicosociales

La Organización Mundial de la Salud propuso las Habilidades para la Vida en el marco de la educación formal, para complementar la experiencia vital de socialización con nuevas oportunidades de aprendizaje. Todo ello con el objetivo de promover competencias psicosociales y favorecer así el bienestar físico, mental y social de niñas, niños y jóvenes.

Doble utilidad del modelo

El modelo ha crecido y demostrado su aplicación a otros entornos y momentos evolutivos (habilidades para todas las personas, para toda la vida).

El camino recorrido enseña que la promoción de estas competencias psicosociales genera un doble beneficio, relacionado con las dimensiones personal y social de las habilidades psicosociales. La educación en Habilidades para la Vida produce resultados en dos planos diferentes:

Inclusión Social Positiva

Crecimiento personal

Habilidades para la Vida es una herramienta para el crecimiento personal y social. Para estar más a gusto con uno mismo, con los demás y nuestro entorno. Son un conjunto de destrezas psicosociales para ser más competentes personal y socialmente.

La educación en Habilidades para la Vida busca fortalecer a las personas para que además de transformar su vida, transformen su entorno. En especial, características sociales que impiden el bienestar, como el maltrato, la desigualdad, la discriminación.

El origen del enfoque estuvo motivado por la necesidad de actuar de manera preventiva en la escuela. Poco a poco las Habilidades para la Vida han ocupado el sitio que les corresponde: un modelo teórico y práctico de aplicación universal (por la variedad de situaciones y entornos a los que se aplica).

Crecimiento Social

  • Formación en competencias ciudadanas.
  • Promoción de la calidad de la educación, la salud y el desarrollo humano.
  • Promoción de conductas prosociales: socialización, mejor comunicación, toma efectiva de soluciones, solución de conflictos…
  • Formación en competencias clave para una socialización positiva en lo académico, profesional o relacional.

Este plano de intervención de las Habilidades para la Vida, ha avanzado con rigor y efectividad en los últimos años.

Prevención de Riesgos Psicosociales

Ámbitos de prevención

La utilidad de las Habilidades para la Vida como herramientas para prevenir riesgos psicosociales es quizá la faceta más acreditada de este modelo. La eficacia demostrada en el tiempo por distintas evaluaciones y el aval de prestigiosas entidades e instituciones internacionales, como la Organización Mundial de la Salud o UNESCO, entre otras, ha ayudado a difundir este plano de las habilidades. Estos son algunos espacios concretos donde este enfoque se ha revelado exitoso:

  • Conductas sexuales de riesgo.
  • Prevención del VIH/sida.
  • Delincuencia.
  • Consumo de tabaco, alcohol y otras substancias psicoactivas.
  • Comportamiento violento

Aplicabilidad del modelo

Este portal incluye reseñas y enlaces concretos de diferentes programas y herramientas que han demostrado su eficacia en distintas áreas de intervención.

En este plano, como en el anterior, las posibilidades de actuación e innovación para abordar problemas son ilimitadas. Podemos utilizar este modelo para prevenir multitud de situaciones: prevención de riegos laborales, de riesgos en la conducción de automóviles, bulling, mobbing.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s